La puerta de la fe

[La porta della fede]
Año: 
2012
Género: 
Público: 
Editorial: 
Sal Terrae
Ciudad: 
Santander
Año de publicación: 
2012
Páginas: 
126
Valoración moral: 
Género: Pensamiento
Sin inconvenientes.
Requiere conocimientos generales en la materia.
Lectores con formación específica en el tema.
Presenta errores doctrinales de cierta entidad.
El planteamiento general o sus tesis centrales son ambiguos o se oponen a las enseñanzas de la Iglesia.
La obra es incompatible con la doctrina católica.
Calidad literaria: 
Recomendable: 
Transmite valores: 
Contenido sexual: 
Contenido violento: 
Lenguaje vulgar u obsceno: 
Ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

Bruno Forte es un teólogo de sólida formación filosófica con un estilo muy propio, sugerente y ameno. En 2011 el papa Benedicto XVI publicó la Carta Apostólica “Porta fidei” a la que hace referencia el título. En ella decía: “Habrá que intensificar la reflexión sobre la fe para ayudar a todos los creyentes en Cristo a que su adhesión al Evangelio sea más consciente y vigorosa, sobre todo en un momento de profundo cambio como el que la humanidad está viviendo… para que cada uno sienta con fuerza la exigencia de conocer y transmitir mejor a las generaciones futuras la fe de siempre”.

Bruno Forte se puso manos a la obra y al año siguiente publica esta pequeña joya: una síntesis abreviada del Misterio cristiano siguiendo el mismo esquema del catecismo: Misterio profesado –Credo-, Misterio celebrado –Sacramentos-, Misterio vivido –Mandamientos y Bienaventuranzas- y Misterio orado.

Según Bruno Forte “creer” deriva de “cor dare”, dar el corazón, ponerlo incondicionalmente en las manos de Otro. Cree quien acepta ser poseído por el Dios invisible en la escucha obediente. La fe no es posesión ni seguridad, sino rendición y abandono. “Creer en Dios –dirá- no significa simplemente pensar que existe, sino saber y confesar que Dios es Amor”, que Dios no es soledad, sino comunión de Amor.

Creer es saber que si amamos es porque hemos sido amados primero por Aquel que es Padre y Madre en el amor, por eso, “cuando ames no debes decir: tengo a Dios en el corazón, sino, más bien, estoy en el corazón de Dios”.

Autor: Vicente Huerta, España
Fecha de actualización: Feb 2023